Wooca

Wooca es una pastelería situada en Camilo José Cela, muy cerca de Európolis, donde disfrutar de magníficos desayunos, apetitosas meriendas y deliciosos helados. En esta época navideña presenta sus roscones de Reyes, creados como pastelería artesanal, creativa y llena de originales sabores.

Llevan desde 2014 especializados en eventos de empresa, bodas y celebraciones familiares y pertenecen a la asociación roceña PECA. Además, son pastelería CON y SIN gluten y elaboran productos de pastelería SIN azúcar. También realizan tartas personalizadas y entre sus productos estrella destacan las cookies; las tartas, como la carrot cake, velvet, Oreo, Twist, tiramisú, plátano con chocolate, pie de manzana; los cupcakes y mucho más. Por otro lado, también han realizado este año, polvorones artesanales de almendra en su propio obrador.

Roscones y troncos de Navidad en Wooca

Entre sus roscones destacan las recetas de oreo, de Nutella, sin gluten o el denominado ‘roscón for president’. Estas Navidades han hecho especial hincapié en el Roscón de Oreo, pero también los tienen más tradicionales sin relleno y con frutas confitadas o rellenos de nata, como manda la tradición. Wooca reúne lo más innovador y lo más tradicional en un solo lugar.

Pero también ofrecen una especialidad propia de la casa, que son los Troncos de Navidad. Alargados y deliciosos troncos rellenos, de diferentes colores, sabores y texturas.

Uno de los más exitosos es el de mezcla de crema pastelera y nata acabado con yema tostada. Pero también los hay de chocolates, o el de vainilla relleno de arándanos con una deliciosa crema de nata y queso, especialmente dedicado a los amantes de los frutos rojos. Otra opción más, sería el tronco de vainilla relleno de Nutella, dulce de leche y trufa. Una irrefrenable tentación para cualquier paladar.

El origen de la tradición del Roscón de Reyes

Si miramos hacia atrás en la historia, nos daremos cuenta de que esta tradición no es algo propio de la tradición cristiana y no tiene que ver con el nacimiento de Jesús ni la llegada de los Reyes Magos al portal de Belén. Su origen no está directamente ligado a esta fiesta religiosa que es la Navidad.

En realidad, este dulce estaba relacionado con Saturno, dios de la agricultura y las cosechas y se consumía precisamente en la celebración del fin de la temporada de cosechas. Cronológicamente se sitúa en el siglo II a.C. y los esclavos que trabajaban en el campo, tenían durante el mes de diciembre un periodo de descanso. En ese momento, una torta de miel rellena de algunos frutos secos se convirtió en una de las comidas típicas.

Posteriormente, se introdujo el haba dentro del bollo, que se convirtió en un símbolo de prosperidad para quien la encontrase y, finalmente, cuando la religión cristiana se impuso como oficial en el Imperio Romano, estas fiestas paganas llegaron a desaparecer, dejando como vestigio este dulce, que fue evolucionando hasta tomar forma de roscón.

Felipe V comenzó a meter en el roscón de Reyes una moneda y actualmente, suele ser una figurita de cerámica, que correspondería con esa moneda, y que corona al rey de la fiesta. Por el contrario, quien encuentra el haba, debe pagar el dulce.