tarta de queso

Las tartas de queso que Álex Cordobés prepara en su horno de Las Rozas se han convertido en la última sensación en Instagram. El joven repostero ha creado varias recetas de este postre tradicional que deleitan a propios y extraños y que son las más deseadas en la capital madrileña. Las diez tartas de queso que produce cada día están elaboradas con huevos “de coleccionista”, quesos gallegos, nata artesana y el punto justo de azúcar y sal. Además de la clásica, las prepara de chocolate blanco y de mezcla de chocolates.

El repostero madrileño comenzó a elaborar sus cheesecakes sirviendo personalmente los pedidos a domicilio. Ahora que la producción ha crecido de forma considerable, son los clientes los que deben recogerla. Esto es lo que hacen aquellos que ya han probado esta obra de arte repostero y que, dado el volumen de ventas, hay que encargar con al menos dos días de antelación. Su éxito ha alcanzado incluso el vestuario del Real Madrid. Álex Cordobés realiza él solo todo el proceso de elaboración de forma artesanal y emplea una hora en cada tarta; una razón más para valorar su selecta producción.

Cordobés no se ha formado en repostería, pero pasó un sinfín de horas aprendiendo en la cocina de su abuela en Inglaterra y en todos aquellos hornos en los que le han dejado cacharrear. Gracias a toda esta experiencia, a su perseverancia y habilidades para la repostería le han permitido mejorar la receta después de más de mil tartas realizadas en el último año.

Compromiso con sus proveedores

Álex está convencido de que la materia prima es fundamental para conseguir un producto de alta calidad, por eso utiliza ingredientes especiales como los huevos “de coleccionista” de Cobardes y Gallinas, de los que asegura nadie más utiliza para elaborar tartas de queso. Esta decisión reduce sus márgenes, pero aun así mantiene su compromiso. “Estoy ligado a ellos en este proyecto y es indiscutible”, asegura. Además, trabaja con quesos gallegos de un pequeño productor, nata artesana y un control estricto en cuanto a las cantidades de azúcar y sal, que supervisa su tío, médico de profesión. El pilar fundamental sobre el que se apoyan todos estos ingredientes es su base de deliciosa galleta; la suerte está echada.

El rey de las cheesecakes

Hace alrededor de un año, Álex trabajaba en una clínica de fisioterapia al lado de su abuelo y, cuando tenía tiempo libre, se dedicaba a su pasión como repostero: “Hacía tartas para los amigos y la familia y me decían que estaban muy buenas; poco a poco fui dando a probar más y a la gente le iba gustando”. Asegura que la reacción era unánime: “esto está increíble”. A partir de ese momento comenzó a pedir opinión a críticos gastronómicos. La mejor sorpresa fue que le ofrecieron “más elogios, incluso, que dentro de su propio círculo”.

Desde entonces, todo ha ido sobre ruedas. El marketing a través de redes sociales ha funcionado a la perfección, tal y como demuestra su cuenta de Instagram, que tan solo con veinte publicaciones ha superado la cifra de los 12.100 followers. Algunos de ellos vienen del vestuario madridista, que no dudan en etiquetarle en fotos familiares de cumpleaños en las que la protagonista es sin duda la tarta de queso.

La receta evoluciona

Trufa, el nuevo ingrediente

Esta historia comenzó con la receta tradicional de cheesecake. Después llegó la de chocolate blanco, según su autor, la que más halagos recibe y, posteriormente la de mezcla de chocolates negro y con leche. En los últimos tiempos, el repostero ha experimentado con nuevos ingredientes como la trufa, que incorpora rallada y que adquiere de un reputado productor. En su inquebrantable y honesto compromiso con sus proveedores, el propio Álex recomienda comprar la tarta y adquirir la trufa directamente del proveedor para rallarla cuando se sirve, “para no sumarle más margen a un producto que no es mío”.

Futuras elaboraciones y un nuevo obrador

La próxima receta de la que podremos disfrutar es la tarta de queso y limón, en la que ya está trabajando, pero que no presentará hasta estar totalmente convencido. “No quiero presentar algo mediocre que esté a la altura de las otras”.

Si todo va como está programado, en breve abrirá un obrador en Madrid que dará una nueva perspectiva a su negocio de repostería. Mientras, seguirá disfrutando de su éxito y elaborando esta delicatessen en Las Rozas.

Probablemente el secreto de este éxito sea una magnífica fórmula trabajada durante mucho tiempo, pero la ilusión y el esfuerzo son fundamentales. Y más, sabiendo que su autor le dedica cada tarta a su abuelo Antonio y su amigo Eduardo, ambos fallecidos recientemente, a los que agradece su incesante apoyo y la confianza depositada en este sueño. El cariño es sin duda el ingrediente secreto que nos ofrecen unas tartas que después de probar es imposible olvidar.

Datos de interés:

Las tartas elaboradas por Álex Cordobés tienen un tamaño único de 26 centímetros de diámetro que dan para unas doce raciones de tamaño amplio, aproximadamente. Tienen un precio único de 40 euros. Mientras llega el obrador que tiene previsto abrir, los pedidos se pueden realizar a través de su cuenta de Instagram.