27.5 C
Las Rozas de Madrid
/ 26 julio 2021

Natalia Salafranca: «La tecnología es innovación, pero a la innovación hay que dotarla de sentido»

Natalia Salafranca: «La tecnología es innovación, pero a la innovación hay que dotarla de sentido»

Natalia Salafranca, una joven roceña, y Javier Casanova, son dos estudiantes de Ingeniería de Caminos de la UPM, que acaban de partir en un vuelo hacia Balanka (Togo), para realizar su TFM de Cooperación, después de un año de preparación, y gracias a la creación de lo que denominan ‘Green Balanka 2030’.

Su objetivo es la cooperación, comunicación y unión de un grupo diverso de personas con el pueblo de Balanka y la apuesta firme por la elaboración de proyectos basados en la sostenibilidad, la justicia social y las energías renovables. Natalia, ha contado a Las Rozas es Noticia, cómo van a desarrollar su proyecto a partir de este miércoles en África. Un sistema de regadío con aguas subterráneas que adquiere la energía necesaria para funcionar del sol.

¿Qué es Green Balanka 2030?

Green Balanka es un grupo formado por estudiantes de la UPM y jóvenes de Lomé y de Balanka. Lomé es la capital de Togo y Balanka es el pueblo donde queremos actuar para mejorar las condiciones vida y desarrollar económicamente el pueblo.

¿Cómo surge la idea de crear un proyecto de Cooperación Internacional en Togo?

Esto tiene antecedentes, surge de que, en su día, colaboraron la Politécnica de Madrid con una asociación que se llama Bildung für Balanka (Educación para Balanka), que es una asociación germano-togolesa, con sede en Alemania pero que actúan en Balanka. Ya en su día proponían Trabajos Fin de Carrera de cooperación y, como por Covid, se canceló el viaje del año pasado, tuvimos que ponernos en contacto con ellos para crear este grupo de jóvenes en el que nos reuníamos por Zoom.

Esta idea nace como un Proyecto Fin de Máster, ¿verdad?

En sí es un TFM de cooperación, que surge de que la asociación le solicita a la Politécnica de Madrid realizar una obra, que consiste en un sistema de regadío por bombeo solar y eso se presenta posteriormente como Trabajo Fin de Máster, correspondiente al Máster de Caminos. Lo que ocurre es que nosotros hemos ido un poco más allá de lo que es un simple TFM.  

¿En qué consiste, a grandes rasgos, este proyecto de regadío mediante Sistemas de Energía Solar?

Lo que tiene Balanka es que no hay cuenca hidrográfica. No hay cuencas de agua superficiales que sean permanentes.  Entonces, por así decirlo, el único acceso que tienen al agua es subterráneo y para llegar a ella, hay que hacer pozos perforados que son súper profundos y muy caros. Así que, una vez que tienes ese acceso al agua, desde un pozo, instalamos una bomba que sirve precisamente para bombearla. Esa bomba va conectada a un sistema solar. Lo que hemos decidido hacer es un sistema de riego con goteo funciona con energía solar. Este sistema tiene una gran eficiencia en el ahorro de agua. 

Así que, ¿tenéis pensado viajar allí y llevar a cabo el proyecto?

Sí, nos vamos este miércoles. No pudimos recibir la beca de la UPM porque no cumplíamos con las condiciones del viaje que obligaban a una estancia de más de siete semanas; nosotros nos vamos sólo tres. Pero sí hemos recibido apoyo del Colegio de Caminos y de la Fundación ACS, que son quiénes nos subvencionan el proyecto. Lo que queríamos sobre todo es fomentar la economía local, pero nosotros no íbamos a ser quiénes hiciésemos la instalación o el sistema, sino que tenemos contratados a varios trabajadores para hacerlo, que, de hecho, empezaron la semana pasada.

Vuestros proyectos se basan en la sostenibilidad, la justicia social y las energías renovables, ¿Por qué habéis decidido apostar por este tipo de iniciativas?

Yo como ingeniera, o como estudiante de ingeniería, sobre todo quería dar sentido a mi carrera. A fin de cuentas, una ingeniería está pensada para conseguir todas las herramientas necesarias para luego resolver problemas de la sociedad. No me parece que esto sea una etiqueta para un proyecto, simplemente me parece algo fundamental y esencial. Proteger el Medio Ambiente y sobre todo preservar todos los recursos naturales que tenemos.

Por ejemplo, queríamos bombear el mínimo de agua, pero lo suficiente para poder desarrollar y atender las necesidades de Balanka. Sobre todo, eso, muchas creemos que la tecnología es innovación, pero la innovación está en las pequeñas cosas y en darle un sentido. Es aportar transversalidad al perfil del ingeniero.

Me parece muchísimo más interesante eso, hacer un Proyecto de Fin de Máster de cooperación que un proyecto a secas que al final se queda en el papel.

En Balanka hay 16 mujeres que quieren desarrollar su actividad agraria y económica en su terreno de 15 hectáreas. ¿Cuál es su situación?

Balanka es un pueblo muy pequeño, es una aldea. Lo que ocurre allí es que los hombres suelen ir a ciudades más grandes, por ejemplo, Tchamba o Sokodé, que están relativamente cerca, y suelen trabajar más en sectores como la industria, la minería o sectores económicos un poco más potentes, por así decirlo. La cosa es que, en la aldea, al final, sólo se quedan las mujeres y son, sobre todo ellas, las que gestionan todo lo que tiene que ver con la alimentación. Todo lo relativo a las frutas, verduras y la comida lo gestionan ellas en sus terrenos.

¿Qué tal va la campaña de crowdfunding que habéis creado y en qué emplearéis el dinero?

El dinero, sobre todo, para lo que sirve es para financiar nuestro viaje allí. Vamos mi compañero y yo, porque, a fin de cuentas, somos estudiantes y el dinero que hemos recibido de la Fundación ACS va sobre todo para cubrir las partidas que son propias del proyecto. Es decir, los paneles solares, la bomba o la tubería para el sistema de riesgo. Entonces, era una cantidad de dinero que nosotros no podíamos aportar y hemos decidido realizar este crowdfunding.

Luego es cierto que hemos puesto el objetivo alto y si conseguimos superar nuestro propio límite de financiación para el viaje, lo demás podremos aportarlo para los otros proyectos que tiene la asociación de Bildung für Balanka.

Por ejemplo, entre estos proyectos tienen un centro de formación de jóvenes agrícolas, porque hay muchísimo desempleo en personas de esta edad y también falta de formación. Después de la secundaria no se les ofrece nada. Este dinero que nos ‘sobraría’ sería para comenzar ya el siguiente proyecto. 

«No solo queremos crear un proyecto, sino transmitir el saber para que ellos sean autónomos y autosuficientes»

Además, trabajáis en otro proyecto de reforestación financiado con donativos para ‘apadrinar un árbol’. ¿Qué tal está funcionando y cuáles son las principales dificultades para reforestar Balanka?

Este es también uno de los proyectos de esta asociación que quieren empezar a reforestar la aldea. Es parte de un sistema de regadío que no sólo está destinado a los árboles frutales y poder venderlos en el mercado, sino que también se pretende instalar un vivero para germinar árboles locales y así, reforestar el bosque que hay alrededor del pueblo.

Son gente que necesitan esa madera para todo lo referente a la cocina; ellos utilizan hornillos. Siempre que hablas de cooperación tienes que entender las necesidades que tienen, y es cierto que no les puedes pedir, por ejemplo, que dejen de cortar leña porque estén destruyendo el bosque. Necesitan esa leña, pero tienen que hacer algo para poder contrarrestar los efectos negativos que su actividad produce en el Medio Ambiente.

Este proyecto de reforestación no es el objetivo principal de nuestro viaje, sino que es un proyecto de la asociación con la que estamos colaborando. Javier y yo nos encargamos de todo lo correspondiente a la parte técnica del sistema de regadío y el bombeo, y la asociación se encarga más de lo que es la reforestación con árboles autóctonos.

Después, no vamos a engañarnos, es marketing, hace ilusión saber que vas a donar, que vas a aportar y vas a poder apadrinar un árbol. Al final es una forma de conectar con nuestros donantes para que sientan que el proyecto también es suyo.

¿Es importante valorar la posibilidad de proyectos educativos en relación al Medio Ambiente u otros aspectos en la zona?

Sí, la educación es necesaria. Esta asociación, Bildung für Balanka, ha creado allí una escuela de primaria, una escuela de secundaria y ahora se están centrando en todo lo que es la sostenibilidad y la educación ambiental. Temas como qué impacto medioambiental genera nuestra actividad y la importancia de los recursos naturales de los que disponemos y que muchos de ellos están limitados.

Por ejemplo, Javier y yo, cuando vayamos, no sólo queremos transmitir todo lo que sabemos sobre ingeniería o sobre cómo se monta un panel solar para conseguir energía. No sólo queremos crear un proyecto, sino transmitir el saber para que ellos se apropien de él, sean autónomos y autosuficientes. Que si tienen una pequeña avería, que sepan repararla.

Javier se ha centrado más en lo que es la instalación solar, es decir, en cómo obtener energía a partir del sol y les hemos organizado un cursillo que tenemos pensado darles la semana que viene. Después, yo me voy a centrar más en lo que es el ciclo del agua y la importancia del acuífero. Es decir, que no pueden bombear todo el agua que quieran porque al final lo van a drenar y lo van a secar.

En este sentido, la asociación quería crear una especie de programa sobre el impacto ambiental que tenemos y para concienciar a las personas de allí, a través de la educación y del cole, añadiendo un programa educativo sobre ello.

Con respecto a la leña, esta asociación sí que había pensado ya en formas para gastar menos, ya que la madera es su única fuente de energía. Buscar de alguna forma la eficiencia. Que al final puedan calentar el agua, usando menos leña. Ahora mismo están buscando cómo hacer esos hornos de arcilla más eficientes y también en formas de aislar mejor los hogares y las cocinas para que no pierdan el calor y no tengan que calentar tanto. No se trata de decir, vamos a pasar a vitrocerámica, sino, tenemos esto, vamos a intentar que sea más eficiente, ahorrar, en definitiva.

¿Con qué mensaje cerrarías esta entrevista?

Sobre todo, quiero agradecer muchísimo a los roceños que nos han ayudado a financiar el viaje. Además, hay que tener en cuenta que nosotros tenemos la oportunidad de aprender muchísimas cosas y no hay que dudar en trasmitir todo lo que hemos aprendido. Creo que es más importante enseñarles a pescar que darles el pescado. Con estos proyectos no solo les enriqueces a ellos, yo creo que lo que te llevas tú de estos sitios, no se puede cuantificar.

spot_img
spot_img

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS