Piscinas

La incertidumbre en cuanto a la apertura de piscinas este verano, es grande. Este lunes, 25 de mayo, la Comunidad de Madrid entró en la Fase 1 de la ‘desescalada’ por el coronavirus. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida confirmaba que para el mes de junio “no se dan las circunstancias de prevención y seguridad para abrirlas” de forma segura y evitar contagios por COVID-19.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, aseguraba en rueda de prensa que habría que valorarlo “día a día” y que “dependerá mucho de cómo evolucione la situación en cada territorio”. Recordaba que estas instalaciones abren a mediados del mes de junio, pero “nos estamos enfrentando a un virus que nos ha puesto en una situación muy complicada”.

Piscina Dehesa Las Rozas

Protocolo para la preparación de las piscinas ante la situación del coronavirus

El Ministerio de Sanidad ha publicado un protocolo para la preparación de piscinas frente al coronavirus. De forma consensuada con las comunidades autónomas y el sector, establece las medidas preparatorias necesarias para la apertura de piscinas, cuando así se establezca en función de la desescalada y el Plan de transición hacia una nueva normalidad.

La enfermedad respiratoria causada por el virus SARS-CoV-2 es uno de los siete coronavirus que pueden infectar a las personas. Sus características y vías de transmisión implican que el riesgo en las piscinas no sea el agua.

Las formas en las que se transmite el SAR-CoV-2 son dos:

  • Entre humanos, como ocurre con otros coronavirus se transmite a través de las secreciones de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de 5 micras, capaces de transmitirse a distancias de hasta 2 metros.
  • También por las manos o fómites (objetos inertes) contaminados con estas secreciones, seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos.

Medidas para la reapertura de piscinas

El Ministerio de sanidad realiza en este Protocolo una serie de observaciones a tener en cuenta durante el uso de estos espacios.

Ventilación de espacios cerrados

La ventilación de espacios cerrados como vestuarios, baños, botiquín y salas técnicas es un aspecto importante. La ausencia de ventilación y el hacinamiento son factores que favorecen la trasmisión del virus. Es esencial que se realice una exhaustiva limpieza antes de proceder a la desinfección del mobiliario. Tanto para el vaso, como corcheras, escaleras de acero inoxidable, duchas, paredes, o taquillas. La desinfección carece de eficacia si la superficie no se ha limpiado con anterioridad.

Depuración física y química del agua de los vasos

El agua debe llevar un proceso de depuración física y química, la renovación mediante adición de agua de aporte y la realización de controles operativos o rutinarios. Para eliminar el virus hay que mantener correctamente el tratamiento y niveles de desinfección residual en el agua.

Aforo y control de accesos

Como medida restrictiva se propone doblar la superficie por persona en los espacios al aire libre y triplicarla en espacios cubiertos. Será el socorrista el responsable de supervisar el número de bañistas en cada uno de los vasos. También de restringir los accesos a los mismos y de acuerdo con la legislación vigente de cada comunidad autónoma.

En la entrada de la piscina se propone dibujar o colocar bandas en el suelo de recepción que marquen la distancia mínima entre personas, que será de 2 metros para acceder al mostrador y a la entrada. Si hubiera tornos, es preferible tenerlos bajados o tocarlos con la ropa y se recomiendo usar una puerta de entrada y otra de salida.

Otras medidas para la seguridad

Los establecimientos deberán contar con sistemas para la desinfección de manos a la entrada. También deben incorporar un sistema de limpieza y desinfección de calzado, así como recomendar el uso de calzado exclusivo en el interior de la instalación.

Se pondrá a disposición de los usuarios una bolsa de plástico para material desechable que se deberá depositar convenientemente cerrada en un cubo de basura (con tapa y pedal) a la salida y se favorecerá el pago con tarjeta de crédito o a través de aplicaciones móviles. Es importante también, la difusión de mensajes de prevención mediante carteles y/o megafonía.

En zonas comunes

Mediante señalización en el suelo, las piscinas deben contar con una distribución espacial de al menos 2 metros. Los objetos personales como toalla, cremas, calzado de uso exclusivo o mochilas deben permanecer dentro del perímetro de seguridad establecido y evitar el contacto con el resto de usuarios.

Se deberá realizar la limpieza y desinfección de las zonas de la estancia y de tránsito de los bañistas, al menos dos veces al día. Y se hará especial hincapié en las zonas más frecuentadas como vestuarios, aseos, taquillas, lavabos y duchas.