presunto agresor

La Guardia Civil ha detenido a un varón de 31 años que presuntamente golpeó hasta dejar en coma a Alberto C. de 56, porque sus perros le molestaban mientras tomaba algo en una terraza de Las Rozas.  

Los hechos ocurrieron, el pasado domingo 21 de junio en torno a las 13:00 horas en la terraza de un restaurante ubicado en la urbanización Molino de la Hoz. Mientras Alberto C., tomaba algo con sus perros en la terraza, en la mesa de al lado, un hombre acompañado de su mujer, se quejó de que los perros le molestaban y al ver que el otro hombre ignoraba su queja, se levantó y le pegó un puñetazo en la cabeza. A causa del golpe la víctima cayó inconsciente al suelo. Los clientes del local retuvieron al presunto agresor en el establecimiento hasta la llegada de la Guardia Civil, quién identificó al individuo.

Según informa infolasrozas.com, el detenido, de 31 años de edad, no presenta antecedentes penales y ha sido puesto a disposición judicial en el juzgado número 1 de Majadahonda. El juez ha dictado la retirada del pasaporte del presunto autor. Además, le ha obligado a comparecer cada 15 días, en espera de cómo evolucione la salud de la víctima.

Trasladado por el SAMER

El Servicio de Asistencia Municipal, Emergencias y Rescate (SAMER) del Ayuntamiento de Las Rozas trasladó a la víctima al Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, quién entró en coma durante el trayecto y permanece ingresado en el mismo estado de forma inducida.

El mismo medio, también informa de que la familia de la víctima ha lamentado que no se detuviera al presunto agresor en el momento del percance. Sin embargo, fuentes de la Guardia Civil han explicado que, al presentar heridas, en apariencia leves, no procedía la detención sino la identificación, También se identificó a los testigos en espera de la evolución de la víctima. Las mismas fuentes señalan que hasta la presentación del parte médico y de la correspondiente denuncia, no pudieron ejecutar la detención.

Los familiares de la víctima han celebrado la detención del presunto agresor y esperan que se haga justicia, por el daño ocasionado a la víctima., y el inmenso sufrimiento a sus allegados. Asimismo, confían en obtener el apoyo a las instituciones “para que este caso no caiga en el olvido”, y ya han solicitado que el Ayuntamiento de Madrid, del que Alberto C., es trabajador, realice una declaración de repulsa a este tipo de actos de violencia.