21.1 C
Las Rozas de Madrid
/ 28 mayo 2024

El Centro de Día Infantil de Cruz Roja facilita la conciliación familiar

El CDI de Las Rozas va a facilitar a los vecinos que sus hijos estén atendidos cuando termine la jornada escolar

El Centro de Día Infantil de Cruz Roja facilita la conciliación familiar

El CDI de Las Rozas va a facilitar a los vecinos que sus hijos estén atendidos cuando termine la jornada escolar

El CDI de Las Rozas va a facilitar a los vecinos que sus hijos estén atendidos cuando termine la jornada escolar

La Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Majadahonda-Las Rozas, ha puesto en marcha un Centro de Día Infantil (CDI) en Las Rozas. Con esta iniciativa, realizada desde el 16 de enero, se quiere facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral a los vecinos de la zona. Se acogen a niños de entre 3 y 12 años. El Centro está compuesto por voluntarios que realizan su trabajo en el colegio San Miguel del municipio.

El CDI de Las Rozas va a facilitar a los vecinos que sus hijos estén atendidos cuando termine la jornada escolar. Esta iniciativa supone, por tanto, una opción para conciliar el trabajo con la vida familiar. El Centro de Día acoge a 40 niños y tiene 21 voluntarios que trabajan en el Colegio San Miguel. Está abierto de lunes a viernes, de 16:00 a 20:00 horas. Abre de forma puntual en días no lectivos.

Por otro lado, el CDI va a evitar el riesgo que supone para los pequeños la ausencia prolongada de padres/madres y tutores. Según el técnico referente del proyecto, Brian Huerta Murphy, los niños y niñas van a desarrollar habilidades sociales, además de aprender valores, límites, normas. También van a aprender a respetarse mutuamente.

Actividades educativas y variadas

En este Centro, se realizan diversas actividades. Las principales son las siguientes:

  • Psicomotricidad
  • Actividades de ocio y tiempo libre
  • Apoyo escolar
  • Actividades socioeducativas para promover la inteligencia Intra/inter-personal
  • Educación al medio ambiente
  • Educación a la salud
  • Actividades relacionadas con el uso de las nuevas tecnologías

Al Centro de Día se accede por derivación, mediante los Servicios Sociales, del Centro Educativo donde se ubica y desde Cruz Roja Española. No solo hay niños del colegio San Miguel. También hay algunos que proceden, por ejemplo, del colegio Siglo XXI, Vicente Alexandre y Fernando de los Ríos.

Un lugar seguro e inclusivo

Según Brian, el trabajo con estos niños se basa en “darles cariño y atención”, aunque hace hincapié en que también “hay que marcarles límites y organizarles una rutina que es buena para ellos y para el grupo”. “Para las familias es un desahogo. Es la tranquilidad de saber que su hijo o su hija está en un entorno bueno para ellos, que no están pegados a la pantalla o en una casa donde a lo mejor comparten piso con dos o tres familias más. Aquí están en un espacio seguro”, añade.

Brian quiere reforzar el aspecto del apoyo escolar con más voluntarios, aunque recuerda que no se trata de una academia, sino de un centro infantil, donde hacer los deberes es parte de la actividad. “La parte académica no es tan importante como el ámbito familiar. No todos los niños tienen dificultades en los estudios. Muchos de ellos llegan y se ponen a hacer sus tareas y apenas piden ayuda del equipo voluntario y lo que no tienen, a lo mejor, es un sitio donde estudiar o una red de apoyo y aquí sí”, afirma el técnico. “Es verdad que el mejor sitio donde va a estar un niño es con sus padres, pero, si no puede ser, mejor aquí, porque hacen cosas de niños, juegan estudian y aprenden valores. Si no, la alternativa es que las madres y los padres dejen de trabajar o paguen a alguien que les cuide al niño, dejándose un dinero que no tienen”, explica.

La mayor parte de los niños que acuden al CDI son miembros de familias inmigrantes de origen y monoparentales, o con una familia nuclear, padre y madre, pero con unos horarios que les dificulta ocuparse de los niños. También es frecuente que compartan piso con otras familias. “Hay una familia de cuatro miembros que está en una habitación, y otra de siete miembros, en una casa de dos habitaciones”, expone el técnico.

Brian resalta la buena colaboración que mantienen con el Ayuntamiento de Las Rozas y con los equipos de orientación de los colegios. A muchos niños les derivan de los servicios sociales, aunque, en bastantes ocasiones, las familias son usuarias de Cruz Roja, participantes de algún programa.

A la pregunta sobre qué le aporta este trabajo, Brian explica que le ha ayudado a descubrir algo nuevo en él, “porque los niños te enseñan a conectar con tu niño interior, básicamente”. Añade que “emocionalmente te lo llevas más a casa, pero es muy bonito porque al final te enseñan sencillez. A veces los adultos nos complicamos muchísimo las cosas pensando demasiado”.

Por último, sobre ¿qué le diría a un voluntario para animarle a entrar en el CDI?, responde que “Los niños son muy agradecidos. Con cuatro cosas que hagas con ellos te van a responder con una sonrisa, con un abrazo y es cuando una personita te enseña que con poco se puede vivir muy bien. Y eso es muy enriquecedor”.

La Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Majadahonda-Las Rozas, ha puesto en marcha un Centro de Día Infantil (CDI) en Las Rozas. Con esta iniciativa, realizada desde el 16 de enero, se quiere facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral a los vecinos de la zona. Se acogen a niños de entre 3 y 12 años. El Centro está compuesto por voluntarios que realizan su trabajo en el colegio San Miguel del municipio.

El CDI de Las Rozas va a facilitar a los vecinos que sus hijos estén atendidos cuando termine la jornada escolar. Esta iniciativa supone, por tanto, una opción para conciliar el trabajo con la vida familiar. El Centro de Día acoge a 40 niños y tiene 21 voluntarios que trabajan en el Colegio San Miguel. Está abierto de lunes a viernes, de 16:00 a 20:00 horas. Abre de forma puntual en días no lectivos.

Por otro lado, el CDI va a evitar el riesgo que supone para los pequeños la ausencia prolongada de padres/madres y tutores. Según el técnico referente del proyecto, Brian Huerta Murphy, los niños y niñas van a desarrollar habilidades sociales, además de aprender valores, límites, normas. También van a aprender a respetarse mutuamente.

Actividades educativas y variadas

En este Centro, se realizan diversas actividades. Las principales son las siguientes:

  • Psicomotricidad
  • Actividades de ocio y tiempo libre
  • Apoyo escolar
  • Actividades socioeducativas para promover la inteligencia Intra/inter-personal
  • Educación al medio ambiente
  • Educación a la salud
  • Actividades relacionadas con el uso de las nuevas tecnologías

Al Centro de Día se accede por derivación, mediante los Servicios Sociales, del Centro Educativo donde se ubica y desde Cruz Roja Española. No solo hay niños del colegio San Miguel. También hay algunos que proceden, por ejemplo, del colegio Siglo XXI, Vicente Alexandre y Fernando de los Ríos.

Un lugar seguro e inclusivo

Según Brian, el trabajo con estos niños se basa en “darles cariño y atención”, aunque hace hincapié en que también “hay que marcarles límites y organizarles una rutina que es buena para ellos y para el grupo”. “Para las familias es un desahogo. Es la tranquilidad de saber que su hijo o su hija está en un entorno bueno para ellos, que no están pegados a la pantalla o en una casa donde a lo mejor comparten piso con dos o tres familias más. Aquí están en un espacio seguro”, añade.

Brian quiere reforzar el aspecto del apoyo escolar con más voluntarios, aunque recuerda que no se trata de una academia, sino de un centro infantil, donde hacer los deberes es parte de la actividad. “La parte académica no es tan importante como el ámbito familiar. No todos los niños tienen dificultades en los estudios. Muchos de ellos llegan y se ponen a hacer sus tareas y apenas piden ayuda del equipo voluntario y lo que no tienen, a lo mejor, es un sitio donde estudiar o una red de apoyo y aquí sí”, afirma el técnico. “Es verdad que el mejor sitio donde va a estar un niño es con sus padres, pero, si no puede ser, mejor aquí, porque hacen cosas de niños, juegan estudian y aprenden valores. Si no, la alternativa es que las madres y los padres dejen de trabajar o paguen a alguien que les cuide al niño, dejándose un dinero que no tienen”, explica.

La mayor parte de los niños que acuden al CDI son miembros de familias inmigrantes de origen y monoparentales, o con una familia nuclear, padre y madre, pero con unos horarios que les dificulta ocuparse de los niños. También es frecuente que compartan piso con otras familias. “Hay una familia de cuatro miembros que está en una habitación, y otra de siete miembros, en una casa de dos habitaciones”, expone el técnico.

Brian resalta la buena colaboración que mantienen con el Ayuntamiento de Las Rozas y con los equipos de orientación de los colegios. A muchos niños les derivan de los servicios sociales, aunque, en bastantes ocasiones, las familias son usuarias de Cruz Roja, participantes de algún programa.

A la pregunta sobre qué le aporta este trabajo, Brian explica que le ha ayudado a descubrir algo nuevo en él, “porque los niños te enseñan a conectar con tu niño interior, básicamente”. Añade que “emocionalmente te lo llevas más a casa, pero es muy bonito porque al final te enseñan sencillez. A veces los adultos nos complicamos muchísimo las cosas pensando demasiado”.

Por último, sobre ¿qué le diría a un voluntario para animarle a entrar en el CDI?, responde que “Los niños son muy agradecidos. Con cuatro cosas que hagas con ellos te van a responder con una sonrisa, con un abrazo y es cuando una personita te enseña que con poco se puede vivir muy bien. Y eso es muy enriquecedor”.

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO MÁS LEÍDO

AHORA EN PORTADA

REPORTAJES Y ENTREVISTAS

REPORTAJES Y ENTREVISTAS